¿El número nos deshumaniza?

A menudo encendemos el televisor y el noticiero nos enfrenta de lleno con los cuerpos mutilados, hinchados, fragmentados, decapitados, bombardeados, los tanques arrasando las viviendas, la bomba humana que explotó en el centro de un restaurante dejando un reguero de cadáveres… Irak, Palestina, Israel, Haití, ciudad de Juárez (México) el Congo, no continúo, la lista es interminable.
A menudo lo macabro desfila ante nuestros ojos quizá, durante el desayuno, o el almuerzo o mientras cenamos. A diario compartimos el alimento con las imágenes más espantosas. A diario comentamos lo sucedido en un terremoto desbastador en la charla de un café con amigos. A diario dormimos tranquilos luego de leer que en un país remoto murieron miles, millones por un misil que provocó miles, millones en lo que se califica con el eufemismo de “daños colaterales”, o vemos la fotografía de miles de niños con la barriga hinchada por la desnutrición, las moscas alimentándose de sus heridas infectadas, madres que mueren de sida, niños que no llegan a los cinco años de vida…
¿Y qué pasa con nosotros?
Pero si un niño, un sólo niño desaparecido, aparece en la pantalla de televisión. Un solo hombre o mujer atropellados y abandonados en la vía pública, una víctima de violación o de abusos exhibe su rostro en la pantalla, los diarios o las revistas contando su trágica historia…
Eso nos conmueve y hasta incluso podría llegar a movilizarnos.
Pregunto, me pregunto: ¿el número, la masa, nos deshumaniza? ¿Ver cadáveres entre cadáveres y más cadáveres, saturan nuestra sensibilidad, produce anticuerpos ante el dolor?
Acaso, como dice Tzvetam Todorov, “un muerto es una tristeza, un millón de muertos es una información.”

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Crónica

2 Respuestas a “¿El número nos deshumaniza?

  1. Dantte

    Supongo que la masa si puede deshumanizar, pero la situación de inferioridad numérica en los casos victimistas y la proximidad relativa del echo, puede identificar más a una persona ya que pensamos que eso es más susceptible de suceder hacia nosotros.

    También he de decir que, personalmente opino, los medios de comuniación enfatizan de una forma más sensacionalista lo que le ocurra a una víctima europea, por ejemplo, que no a lo que ocurra en Haiti. Una cosa vende más que la otra, ¿no?

    • NoraGiu

      Sin lugar a dudas. La víctima, según el país de donde proceda, tiene otra entidad en el tratamiento de la noticia. Pero no me refería a qué noticia vende más. Desde luego que en un determinado país, importarán más las víctimas de sus connacionales, por una cuestión de cercanía. Y esto ocurre en el Africa, la China, Europa etc. El artículo apunta a otro tema, a que nos habituamos a ver miles de víctimas a diario sin que nos haga mella en los sentimientos y, por lo contrario, la emoción irrumpe al ver un sólo caso, un sólo rostro sufriento en pantalla, como si personalizar nos acercase más al sufrimiento, como si nos compadeciéramos por identificación o algo similar. Ése es el debate.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s